Oraciones a San Judas Tadeo

TRIDUO A SAN JUDAS TADEO

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Padre amoroso de nuestras almas, me pesa de todo corazón haber ofendido a vuestra bondad infinita, digna de ser infinitamente amada; pero detestando todas mis culpas y apartándome de todo lo que pueda ser causa de cometer ofensa contra Vos, propongo confesarlas y espero de vuestra piedad inmensa me habéis de restituir vuestra gracia; perdóname y sálvame por los méritos del precio infinito de vuestra preciosa sangre y por los de vuestro apóstol glorioso, San Judas Tadeo, y me ayudaréis a conseguir por su intercesión lo que no pueda mi debilidad. Amén.

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Apóstol Glorioso, San Judas Tadeo, por el tierno amor que profesaste a tu divino Maestro, por la docilidad con que anunciaste el Evangelio, por la fortaleza con que derramaste tu sangre y sacrificaste tu vida por Jesucristo, te pido me alcances con tu intercesión, aquellas gracias que han experimentado tus devotos y verme libre de todo peligro espiritual y temporal, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Rezar tres veces el Padre Nuestro, Ave María, y Gloria al Padre.

San Judas Tadeo, socórreme en esta necesidad.

ORACIÓN PARA EL PRIMER DÍA

O fidelísimo Apóstol San Judas Tadeo, que dócil a los llamamientos de tu divino Maestro, nuestro amadísimo Salvador, supiste abandonarlo todo por seguirle; haz que a imitación tuya sepamos seguir las inspiraciones de la gracia con que tantas veces nos llama nuestro buen Dios y no las resistamos en adelante, para no exponernos al peligro de ser abandonados en la terrible hora de la muerte. Amén.

ORACIÓN PARA EL SEGUNDO DÍA

O obedientísimo Apóstol San Judas Tadeo, que oyendo las predicciones de tu Maestro divino, Jesús, supiste aprovechar de ellas haciendo que su palabra de ida germinara en tu corazón; haz que a imitación tuya la palabra divina y las enseñanzas del evangelio produzcan en nosotros la renovación de nuestra alma, germinando en el tiempo de la vida, flores y frutos de santidad. Amén.

ORACIÓN PARA EL TERCER DÍA

O generoso Apóstol San Judas Tadeo, que siguiendo el ejemplo de tu divino Maestro, renunciaste en el afecto  a todos los bienes terrenos, haz que a imitación tuya busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia, y que todo lo demás se nos dé por añadidura. Amén.

ORACIÓN FINAL

(para todos los días)

Dulcísimo Señor Jesucristo, en unión con las eternas y celestiales alabanzas, de corazón yo te alabo, glorifico y bendigo por todas las gracias y privilegios que has derramado sobre tu elegido Apóstol e íntimo  amigo San Judas Tadeo. Te ruego por sus méritos me concedas la gracia que te pido y que por su intercesión te suplico. Amén.

Oración a San Judas Tadeo

San Judas Tadeo, Apóstol de nuestro Señor Jesucristo, que predicaste por el mundo el evangelio de la salvación, alcánzame la gracia de conocer, conservar y defender la fe cristiana, sin la cual es imposible agradar a Dios; fortaléceme de las tentaciones y líbrame del pecado. Enséñame a orar para que en medio de las dificultades de mi vida confíe siempre y sobre todas las cosas en el poder y misericordia de Jesús que murió en la cruz para redimirnos. Socórreme en mis necesidades temporales: que no me oprima la miseria, ni me angustie la incertidumbre del mañana. Confío en tu poderosa intercesión y te pido que me alcances del Señor la gracia y la paz en esta vida y la felicidad eterna en el cielo. Amén.

Apóstol gloriosísimo de Nuestro Señor Jesucristo, aclamado por los fieles con el dulce título de ABOGADO DE LOS CASOS DESESPERADOS, hazme sentir tu poderosa intercesión aliviando la gravísima necesidad en que me encuentro. Por el estrecho parentesco que te hace primo hermano de Nuestro Señor Jesucristo, por las privaciones y fatigas que por El sufriste, por el heroico martirio que aceptaste gustoso por su amor, por la promesa que el divino Salvador hizo a Santa Brígida de consolar a los fieles que acudiesen a tu poderosa intercesión, obtenme del Dios de las misericordias y de su Madre Santísima la gracia que con ilimitada confianza te pido a Ti, Padre mío bondadosímo, seguro que me la obtendrás siempre que convenga a la gloria de Dios y bien de mi alma. Amén.

Glorioso Apóstol San Judas Tadeo, ruega por nosotros. (3 veces)

Visita y Oracíon a San Judas Tadeo

(para el día 28 de cada mes)

Honremos a nuestro Protector, San Judas Tadeo, con una buena Confesión y una Comunión fervorosa. Así nos haremos más agradables a Dios y obtendremos del Santo Apóstol más fácilmente la gracia que pedimos.

Bondadoso Protector mío, San Judas Tadeo, que recibiste del Salvador la gracia de la vocación al apostolado para seguirle más de cerca en la práctica de las virtudes y predicar su Evangelio, que tuviste el don de conmover los corazones con tus ejemplos y tus enseñanzas, el poder de obrar milagros, y que diste tu vida en defensa y testimonio de la Fe, recibe mis parabienes por estos grandes privilegios, y acepta gustoso esta visita que te hago en agradecimiento de favores obtenidos y para obtener nuevas gracias por tu mediación. Alcánzame un grande amor al Divino Maestro, que me aliente en la práctica de la virtud, me consuele en mis tribulaciones y sostenga mi esperanza cuando el infortunio y la desgracia me acrisolen. No permitas jamás que la falta de confianza en la Providencia divina me aparte del amor y servicio de Dios. Dame tu protección, San Judas, y alcánzame lo que necesito y pido para mi bien temporal y eterno. Amén.

Rezar tres Glorias en honor de la Santísima Trinidad y hacer luego la petición de la gracia que se desea obtener.

Novena en honor de San Judas Tadeo

Meditación

San Judas Tadeo estaba íntimamente relacionado con nuestro Señor por su parentesco con San Joaquín y Santa Ana, padres de la Santísima Virgen. Sobrino nieto de estos dos santos, es a la vez sobrino de María y José, de donde resulta ser primo de nuestro Señor.

Judas es hermano del Apóstol Santiago el Menor. Tenía otros dos hermanos a quienes llama el Evangelio “hermanos” de Jesús. Cuando nuestro Señor regresó de Judea a Nazaret, comenzó a enseñar en la sinagoga. Las gentes que le oían estaban asombradas y decían: ¿De dónde ha llegado tanta sabiduría y ese poder de hacer milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama María su madre? ¿No son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?” (Mt. 13,54).

En hebreo no existe la palabra “primos”, por lo que comúnmente se emplea la palabra “hermanos” en sustitución. El padre de Judas era Cleofás. El nombre de su madre era María, que era pariente próxima de la Virgen Santísima. Ella también permaneció junto a la Cruz cuando murió Cristo. “Junto a la cruz de Jesús estaba su madre, María, María esposa de Cleofás, y María Magdalena” (Jn 19,25). Durante su adolescencia y juventud, Judas sería compañero de Jesús. Cuando Jesús comenzó su vida pública, Judas dejo todo por seguirle. Como Apóstol, trabajó con gran celo por la conversión de los paganos. Fue misionero por toda la Mesopotamia durante diez años. Regresó a Jerusalén para el Concilio de los Apóstoles. Después se unió a Simón en Libia, donde los dos Apóstoles predicaron el Evangelio a los habitantes de aquel país.

Refiere la tradición que Judas y Simón sufrieron martirio en Suanis, ciudad de Persia, donde habían trabajado como misioneros. A Judas le dieron muerte con una cachiporra. Por eso, se le representa con una porra sobre la cabeza. Luego, le cortaron la cabeza con un hacha. Trasladaron su cuerpo a Roma y sus restos se veneran ahora en la Basílica de San Pedro.

San Judas es conocido principalmente como autor de la Carta de su nombre en el Nuevo Testamento. Carta probablemente escrita antes de la caída de Jerusalén, por los años 62 al 65. En ella, Judas denuncia las herejías de aquellos primeros tiempos y pone en guardia a los cristianos contra la seducción de las falsas doctrinas. Habla del juicio que amenaza a los herejes por su mala vida y condena los criterios mundanos la lujuria y “a quienes por interés adulan a la gente”. Anima a los cristianos a permanecer firmes en la fe y les anuncia que surgirán falsos maestros, que se burlarán de la Religión, a quienes Dios en cambio les tiene reservada la condenación.

A la soberbia de los malos contrapone la humilde lealtad del Arcángel San Miguel. Anima a los cristianos a levantar un edificio espiritual llevando una vida fundada en la fe, amor de Dios, esperanza y oración. Alienta la práctica del amor al prójimo; exhorta a los Cristianos a que sean pacientes y con sus vidas virtuosas conviertan a los herejes.

Judas concluye su carta con una oración de alabanza a Dios por la Encarnación, pues por ella Jesucristo, Palabra eterna de Dios, tomó sobre sí nuestra naturaleza humana para redimirnos.

La fiesta de los Santos Simón y Judas se celebra el 28 de octubre.

Palabra de Dios

“En verdad, en verdad os digo: el que crea en Mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre”. (Jn 14,12)

“¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?”. (Mt 13,55)

“Pero vosotros, queridos, edificándoos sobre vuestra santísima fe y orando en el Espíritu Santo, manteneos en la caridad de Dios, aguardando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna”. (Judas 20-21)

Devociones a San Judas Tadeo

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Confiamos en que el Padre oirá todas las oraciones ofrecidas en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y nos unimos ahora en oración al Apóstol San Judas, quien goza en los cielos del triunfo de la muerte y resurrección de Cristo. Unidos a las oraciones de alabanza y petición de San Judas a Dios, rezamos estas devociones.

Ofrecimiento

A Ti, Señor Jesucristo, Nuestro Mediador y Hermano, ofrecemos hoy nuestras oraciones. Reconocemos la especial amistad que tu apóstol San Judas tiene contigo. A su amor y amistad unimos nuestras oraciones íntimamente con tu generosa muerte en la Cruz. A este acto constante de alabanza a Dios a través del cual nos hacemos gratos al Padre, pedimos sean unidas nuestras oraciones. Quédate con nosotros hoy y todos los días de nuestra vida. Intensifica nuestro amor a Dios y a nuestro prójimo. Haz que estas gracias y favores por los cuales oramos, nos sean concedidos a través de Ti, que vives y reinas con el Padre, en unidad del Espíritu Santo, Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Oración Propia de la Novena

Glorioso San Judas Tadeo, por los sublimes privilegios con que fuiste adornado durante tu vida, en particular por ser de la familia humana de Jesús y por haberte llamado Él a ser Apóstol, por la gloria que ahora disfrutas en el Cielo como recompensa de tus trabajos apostólicos y por tu martirio, obténme del Dador de todo bien las gracias que ahora necesito (mencione los favores que solicita). Que guarde yo en mi corazón las enseñanzas divinas que nos has dado en tu carta: construir el edificio de mi santidad sobre las bases de la santísima fe, orando en el Espíritu Santo; mantener en el amor de Dios y esperando la misericordia de Jesucristo, que nos llevará a la vida eterna; y procurar por todos los medios ayudar a quienes se desvíen. Que yo alabe la gloria y majestad, el dominio y poder de aquel que puede preservar de todo pecado y presentarme sin mancha a nuestro divino Salvador, Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Consagración a San Judas

San Judas, Apóstol de Cristo y Mártir glorioso, deseo honrarte con especial devoción. Te acojo como mi patrón y protector. Te encomiendo mi alma y mi cuerpo, todos mis intereses espirituales y temporales y asimismo los de mi familia. Te consagro mi mente para que en todo proceda a la luz de la fe; mi corazón para que lo guardes puro y lleno de amor a Jesús y María; mi voluntad para que, como la tuya, esté siempre unida a la voluntad de Dios. Te suplico me ayudes a dominar mis malas inclinaciones y tentaciones evitando todas las ocasiones de pecado. Obténme la gracia de no ofender a Dios jamás, de cumplir fielmente con todas las obligaciones de mi estado de vida y practicar las virtudes necesarias para salvarme. Ruega por mi Santo Patrón y auxilio mío, para que, inspirado con tu ejemplo y asistido por tu intercesión, pueda llevar una vida santa, tener una muerte dichosa y alcanzar la gloria del Cielo donde se ama y da gracias a Dios eternamente. Amén.

Oración Final

¡Oh Dios! Tú diste a conocer tu nombre por medio de los Apóstoles; por intercesión de San Judas, haz que tu Iglesia continúe fortaleciéndose y aumente el número de sus fieles. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

2 Comments

  1. El afortunado
    Posted 28/07/2010 at 7:25 PM | Permalink

    Hoy le agradezco a San Judas Tadeo que estoy vivo: hoy mismo me amenazó una reggaetonera de muerte solo porque le dije que no tirara su basura en la calle, afortunadamente tenía ella que llegar a la iglesia a lo mismo que van todos los días 28 y ya no le dió tiempo de matarme, por eso es que hoy salvé mi vida.

  2. Andres
    Posted 06/12/2010 at 2:32 AM | Permalink

    Novena a San Judas Tadeo
    San Judas Tadeo que el sagrado corazón de Jesús, sea alabado y glorificado ahora y por siempre.
    Bendito sea el sagrado corazón de Jesús. +
    Bendito el inmaculado corazón de María. +
    Bendito sea San Judas Tadeo en todo el mundo y por toda la eternidad. +
    (Padre Nuestro, Ave María, Gloria.)
    La novena debe de rezarse nueve veces cada día durante nueve días consecutivos.

    Recomiendo esta novena a todas las personas que estén pasando por situaciones difíciles y desesperados, yo fui escuchado por San Judas Tadeo y estoy agradecido por todos sus favores


Post a Comment

Required fields are marked *

*
*

%d bloggers like this: